EL ARTE DE VIAJAR
 

Un viajero

 
 
P1261325.jpg
 

Mi viaje por este mundo empezó en Montevideo, donde nací el 9 de diciembre de 1966. Me gradué como licenciado en Ciencias de la Comunicación a los 22 años, cuando egresé de la Universidad Católica, y en 1990 debuté profesionalmente como periodista frente a los micrófonos de Radiomundo. Trabajé en prensa, radio y televisión. Integré el equipo de EN VIVO Y EN DIRECTO en Radio Sarandí, fui editor jefe de la revista PAULA, coordinador y co-conductor de AGENDA CONFIDENCIAL en Canal 12 y columnista de opinión en el diario El País, entre otros cargos y otros destinos. Como autor, llevo publicados nueve libros, un par de ellos por encargo empresarial.

Sin embargo, este sitio web, este blog y las charlas que aquí divulgo no tienen que ver ni con mi oficio de periodista ni con mi trabajo como escritor. Dan cuenta de mi otra vocación: los viajes.

¿Cuándo nació? Ya no lo recuerdo, pero me gusta creer que los paseos más tempranos por mi propia ciudad, allá en la infancia y abordo de un trolley, incluso antes de los primeros cruces del charco en ferry, fueron las páginas inaugurales de mi pasaporte. Hoy estoy convencido de que el arte de viajar no tiene tanto que ver con el exotismo de los destinos que persigamos, sino con la actitud con que emprendamos el camino, sin importar a dónde. La verdadera diferencia entre un trotamundos y otro no es el destino que elija, ni el dinero o el tiempo de que disponga para disfrutarlo. El viajero que se precia no solo se aleja de su casa: también es capaz de movilizarse por dentro. Y sabe que las fronteras interiores son siempre las más difíciles de transitar.

Viajar da trabajo, es cierto, pero no existe trabajo más lindo en el mundo. Ninguna otra experiencia vital es capaz de conjugar tales dosis de aprendizaje y libertad al mismo tiempo; ninguna otra ocupación puede enriquecernos tanto intelectualmente y, a la misma vez, excitar nuestros cinco sentidos con sensaciones nuevas las 24 horas del día.

"Puede haber tantas artes de viajar como viajeros. Eso sí, a condición de que cada uno sepa descubrir y respetar su brújula interior".

Tomo nota de mis viajes desde que tengo memoria, y ya no concibo viajar sin escribir, como tal vez no conciba escribir sin viajar. En el blog que alberga este sitio me dispongo a publicar noticias, crónicas, sugerencias y pequeñas entrevistas que tienen que ver con los placeres mundanos que tanto nos alegran la vida. Sin olvidarme de Montevideo, claro, porque como enseñan las palabras no se puede ser cosmopolita a medias. El cosmos necesita una polis, y uno siempre mira el mundo desde donde está parado.

En 2010 publiqué un libro de crónicas viajeras y en 2017 me estrené como charlista, con un par de ciclos en los que comparto mis vivencias de viajero y todo aquello que he aprendido de maestros que han viajado más y mejor que yo. Ese desafiante intercambio con el público ha sido y sigue siendo muy gratificante, se ha revelado como una instancia amable y civilizada en la que celebramos el inusual placer de escuchar y ser escuchados, como una cálida excusa para el encuentro, incluso como un refugio donde descansar de los otros viajes de la vida.

Por las dudas: sé que no tengo nada que enseñarle a nadie. Sé muy bien que no hay dos viajeros iguales, y que por ello mismo, al menos en teoría, puede haber tantas artes de viajar como viajeros. Eso sí, a condición de que cada uno sepa descubrir y respetar su brújula interior; que viaje donde quiera, como quiera y cuando quiera; que sepa encontrar en el mundo, que sigue siendo ancho y ajeno, la geografía, el paisaje o el destino que mejor le calcen; que entienda que viajar es una experiencia, no un mero gesto de consumo. De todo eso (y de algo más) se trata El Arte de Viajar. Bienvenidos, y gracias desde ya.

 
arman.jpg