AL SOL DE CROACIA

Trogir es una encantadora e histórica ciudad-puerto amurallada en una pequeña isla croata a la vista del continente. Allí, un viejo almacén de tabaco fue reciclado para albergar al Brown Beach House, un hotel inspirado en los balnearios italianos de los años 50. 

Captura de pantalla 2018-07-07 a la(s) 16.58.14.png

El hotel tiene 42 habitaciones y suites, un delicioso lounge con vistas al Adriático, piscina, bar, restaurante y un spa de inspiración romana, todo a pasos de una playa virtualmente privada, donde funciona un club exclusivo para los huéspedes.

La paleta neutra que domina la puesta en escena a cargo de Saar Zafrir está alegrada por fogonazos de colores fuertes y por el verdor que se cuela puertas adentro, al tiempo que el mobiliario vintage subraya la apuesta al glamour retro, evidente en el uniforme del personal, en las sombrillas y reposeras que evocan los lidos italianos y en el piso en damero de la particular piscina. El restaurante Cartina, considerado entre los mejores de la región en torno a Split, sirve cocina mediterránea contemporánea. Y un Kids Club al parecer bien atendido se ocupa de entretener a los más pequeños.

Captura de pantalla 2018-07-07 a la(s) 16.58.56.png
Captura de pantalla 2018-07-07 a la(s) 16.58.35.png
Captura de pantalla 2018-07-07 a la(s) 17.00.14.png
Captura de pantalla 2018-07-07 a la(s) 17.01.04.png
Captura de pantalla 2018-07-07 a la(s) 16.59.26.png
Captura de pantalla 2018-07-07 a la(s) 17.01.23.png